La medida de casa por cárcel de Alberto Santofimio fue revocada por el Juzgado 16 de Ejecución de Penas. El tribunal tomó la decisión, este miércoles, después de considerar que el excongresista liberal, condenado por el magnicidio de Luis Carlos Galán en 1989, no había pagado las indemnizaciones decretadas en la sentencia condenatoria, por el daño causado a las víctimas.

Santofimio fue condenado, en primera instancia, a 24 años de prisión el 11 de octubre de 2007, condena que fue revocada el 22 de octubre de 2008, hasta que, el 31 de agosto de 2011, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia reafirmó la condena impuesta en una primera ocasión. En la misma también se definió que Santofimio debía pagar $1.725 millones por la muerte de Galán y otros $231 millones, por la de Santiago Cuervo Sánchez.

Con la decisión de la Corte Suprema, entonces, Santofimio fue privado de su libertad desde el 31 de agosto de 2011. Pero por buen comportamiento, así como por trabajo y estudio dentro de la cárcel, la condena de Santofimio se fue reduciendo de manera paulatina, hasta que, en 2017, solicitó que le concedieran el beneficio de casa por cárcel. Aunque en una primera ocasión fue rechazada, el 13 de mayo se le concedió. Aun así, el juzgado que le concedió el beneficio precisó que Santofimio debía cumplir con sus otras obligaciones —incluyendo el pago de las indemnizaciones, como se determinó—.

Fue, justamente, el incumplimiento de esto último lo que llevó a que se le fuera revocada la medida. “La prisión domiciliaria le permite al condenado Alberto Rafael Santofimio Botero estar cerca de su familia, de las personas allegadas a su entorno, y simultáneamente al Estado a descongestionar los centros regulares de reclusión; sin embargo, aquellos continúan en privación de la libertad dentro del inmueble asignado como reclusorio (…) bajo ninguna circunstancia puede incumplir las obligaciones adquiridas”, se lee en la decisión.

Según el tribunal, después de más de un año “no se acreditó el pago de los perjuicios materiales por la muerte de Luis Carlos Galán Sarmiento y de Santiago Cuervo Sánchez, y tampoco la imposibilidad económica para tal efecto”. Para sustentar el por qué no se había cumplido con ese compromiso, la defensa explicó que, antes de que se cumpliera el plazo de un año para los pagos, habían solicitado que se dejara sin efectos, por “la prescripción de la obligación civil que constituye la condena en perjuicios”.

Aun así, el juzgado consideró que Santofimio “ha incumplido sin justificación fehaciente la obligación indemnizatoria inherente a la prisión domiciliaria otorgada, lo que impone su revocatoria a fin de dar cabida a los buenos efectos atribuidos a la sanción penal, así como a las funciones de la prevención especial (…) La consecuencia no puede ser otra sino la revocatoria del mecanismo sustitutivo que le fuera otorgado, para en su lugar disponer el cumplimiento intramural de la pena”.

elespectador.com