El lote de cerca de 3.5 hectáreas donde se construyó el megaparque de Santa Rita pertenece al Municipio. Este predio se encontraba invadido por particulares y, luego de la recuperación por parte de la Alcaldía, ahora beneficia a los ibaguereños, especialmente a los habitantes de la comuna 9.

En este lugar se invirtieron $6.000 millones para generar espacios deportivos y de recreación, todo ello con base en la certeza jurídica de que el predio es propiedad de todos los ciudadanos y no de privados.

Este lote fue cedido a la Alcaldía de Ibagué cuando se adoptó el plan parcial llamado Ciudadela Comfenalco. Ello se sustenta en la Resolución 336 del 5 de octubre del 2004 emitida por el curador 1 y mediante el Decreto 922 del 31 de diciembre de 2013.

“Tenemos la certeza frente a toda la documentación y actividad probatoria que hemos tenido que adelantar. Nosotros solicitamos la corrección de la ficha catastral al IGAC, ya que este predio es del Municipio, pero estaba a nombre de un particular”, sostuvo Gloria Millán, jefe de la Oficina Jurídica.

Y agregó: “El IGAC nos respondió con una resolución donde aclaró cuál es lote de la sucesión que reclaman y cuál es el predio del Municipio, que es justamente donde se encuentra el megaparque”.

Millán manifestó que, pese a esto, el juez ordenó la entrega del terreno al privado, razón por la cual el Municipio interpuso el recurso de apelación que se encuentra en estudio por parte del Tribunal Superior de Ibagué. Asimismo, aclaró que no existe una decisión judicial que niegue a la Alcaldía la titularidad de este bien.

“Podemos garantizar a la comunidad ibaguereña que hemos hecho las cosas de manera adecuada y que acudimos a herramientas legales que permitieron la construcción del parque”.

Por su parte, Jocelyn Danna, directora de Información y Aplicación de la Norma Urbanística, aseguró que la Administración cuenta con evidencias y documentación histórica desde 1947 sobre el predio denominado Hacienda Santa Rita.

Cabe resaltar que en la Secretaría de Planeación reposa la cartografía que soporta dicha licencia, así como los documentos probatorios, tales como la licencia de intervención del espacio público que pueden ser consultados por parte de la comunidad en el archivo urbanístico.