Más de tres décadas de música, compromiso político y tremendo éxito internacional no han frenado la “adicción” a la carretera de Maná, el grupo mexicano que, en la presentación de su gira “Rayando el sol“, dijo que continuarán haciendo conciertos siempre que conserven “la pasión”.

(Actuar en vivo) nos gusta mucho. Es una adicción, la verdad. Es una forma de vida, además de adicción. Es la manera en la que aprendimos a vivir, a comer, a soñar… Y a compartir, que la música al final se trata de eso“, señaló el vocalista Fher Olvera.

“Y lo seguimos amando. Ya estamos más viejos, pero seguimos con mucha pila, con mucha adrenalina. A la gente joven le gusta la banda, a los del medio, a los más viejos… a todos. Y creo que vamos a seguir dándole mientras tengamos ese entusiasmo, esa emoción, esa pasión”, agregó.

La banda mexicana ofreció un recital íntimo en Los Ángeles (EE.UU.) para presentar los detalles de “Rayando el sol“, la gira con la que recorrerá Estados Unidos y Canadá de septiembre a noviembre y que supone su primera tanda de conciertos por estas tierras desde el “Latino Power Tour” de 2016.

La ciudad tejana de Corpus Christi acogerá el próximo 4 de septiembre el concierto inicial de “Rayando el sol”, que toma su nombre de una de las canciones más famosas de Maná y que durante ese mes pasará por otras urbes estadounidenses como Dallas, Phoenix o San Diego.

Los Ángeles, una ciudad con una gran comunidad de origen mexicano, tendrá cuatro oportunidades de ver a Maná en esta gira: dos en septiembre (los días 20 y 21) y dos en noviembre (los días 22 y 23).

Maná también actuará en Denver, Toronto, Chicago, Miami o Nueva York antes de bajar el telón de la gira el 27 de noviembre en la ciudad californiana de Sacramento.