Fuertes enfrentamientos se presentaron en Natagaima,  sur de Tolima, entre miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía, Esmad, y comerciantes que trabajan en la plaza de mercado del municipio.

Alrededor de las 5 a.m. de este viernes, los uniformados llegaron al lugar para cumplir con la orden de desalojo que fue aprobada por el alcalde Jesús Alberto Manios, quien es investigado por la Fiscalía por una presunta irregularidad en contratación para la adquisición de filtros de agua.

Según el personero Arnobis Useche, la decisión de desalojar a los comerciantes fue tomada porque la plaza no presenta las medidas adecuadas para la comercialización de alimentos, por lo que a principios del presente año el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) ordenó una remodelación y la construcción de nuevas obras.

Asimismo, aseguró que inicialmente habían llegado a un acuerdo con los vendedores para que se retiraran de la plaza por un tiempo estimado de cinco meses, mientras se realizaban las obras correspondientes. Sin embargo, esta mañana se negaron a movilizarse por considerar que el lugar destinado para la nueva instalación no les permite desarrollar sus actividades.

Una versión distinta a la que tienen los mismos vendedores de la plaza de mercado. Según Flor Soto, representante de los comerciantes, asegura que nunca estuvieron de acuerdo con el lugar que les destinaron para vender mientras realizaban las obras: “Nosotros varias veces fuimos al despacho a hablar con el alcalde, a decirle que nos íban a dejar en la calle. Nos dieron como ocpión un lugar que no cumple las normas mínimas. Hay un olor fétido constante y está al aire libre, al sol y al agua. La gente quemó eso hoy”.

Soto explica, además, que el pasado 4 de junio habían llegado a un acuerdo con la Secretaría de Salud para que les diera un mes de plazo para hacer arreglos a la galería: “Ella nos dio el plazo, lavamos la galería, la mandamos a fumigar, pintamos puestos, pintamos columnas. Le pedimos que viniera a ver cómo estaba quedando todo para ver si nos podían dar un plazao más largo mientras terminábamos de arreglar, pero no vinieron y hoy llegaron con el desalojo”.

Durante las alteraciones, miembros de la Fuerza Pública hicieron uso de gases lacrimógenos y varias personas resultaron lesionadas. Por su parte, quienes participaron en la protesta lanzaron piedras a la vivienda del alcalde y causaron daños en vidrios y en la fachada.

Mediante un comunicado, el Hospital San Antonio de Natagaima se declaró en Alerta Amarilla a partir del medio día de este viernes, e informó que ha atendido a 10 personas afectadas por gases lacrimógenos y que presentaban lesiones menores. Ademas, desmintió la muerte de tres ancianos que fue denunciada por varios usuarios en redes sociales.

elespectador.com