A penas superiores a los 5 años de prisión, se enfrentarán cuatro integrantes de la organización delincuencial Los Imitadores, capturados a principios de este año por la Sijín de la Policía Metropolitana de Ibagué, por los delitos de tráfico de moneda falsa, falsificación de moneda nacional o extranjera y concierto para delinquir.

En el preacuerdo —mediante el cual los procesados aceptaron cargos—, avalado por el Juzgado 6° Penal del Circuito de esa ciudad, se estableció una pena de 9 años de prisión contra Alirio Villamizar Montes, en calidad de jefe de la organización, y de 5 años y medio de cárcel para su esposa María Alejandra Barragán. Sin embargo, a la mujer se le concedió la prisión domiciliaria debido a que tiene a cargo a una nieta menor de edad.

Por su parte Hermes Barragán Acevedo fue condenado a 4 años y Gilberto Chincilla Rodríguez a 3 años. A ambos el juez los benefició con la libertad condicional, al comprobárseles que solo fueron compradores en un par de eventos.

¿Cómo lo hacían?

La banda delincuencial Los Imitadores se dedicaba a la fabricación (imprenta clandestina) y comercialización de moneda falsa colombiana en Ibagué, manejando billetes de todas las denominaciones, los cuales eran distribuidos por la pareja de esposos a diferentes taxistas que llegaban hasta su lugar de residencia para adquirirlos.

Los billetes de $50.000 los vendían en $10.000; los de $20.000 en $5.000; los de $10.000 en $2.000, y los de $5.000 en $1.000.

Los afectados eran ciudadanos a quienes taxistas engañaban al momento de pagar las carreras, cambiando sus billetes por los falsos y aduciendo que los clientes eran los que le habían entregado el billete adulterado provocando que nuevamente les pagaran el recorrido.

La Fiscalía logró detectar la participación de los encartados en alrededor de ocho eventos. En un año y medio que duró la etapa de investigación inicial fueron incautados billetes de diferentes denominaciones que, al ser enviados a estudio pericial con peritos expertos en documentología, se confirmó que eran falsos.

La sentencia quedó ejecutoriada.