Justino Cacais Lozano fue enviado a la cárcel con medida de aseguramiento por el delito de concierto para delinquir agravado, tras la argumentación jurídica de la Fiscalía que demuestra su presunta autoría y participación en un grupo delincuencial dedicado al tráfico de estupefacientes al menudeo por venta directa o a domicilio en Chaparral (Tolima), extendiéndose hacia otros municipios aledaños.

El hombre, quien fue detenido por personal del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Seccional Tolima en el municipio tolimense de Coyaima, es al parecer el sexto integrante de la organización delincuencial conocida como Los Tulini, que en días pasados fue impactada con la detención de 5 personas, entre ellas sus dos presuntas cabecillas.

Según el ente acusador, el procesado, quien no aceptó los cargos imputados, era el encargado de proveer la sustancia a la organización para abastecer los expendios que tenían acondicionados en dos viviendas en Chaparral y en San Antonio.

Por cerca de un año, la Fiscalía a través de un representante de la Unidad Regional Antinarcóticos (URA) interceptó varias líneas telefónicas, que permitieron comprobar que el grupo era liderado supuestamente por Sonia Astrid Ortiz Arango y Alba Luz Franco Roa (ya judicializadas), quienes cultivaban la marihuana en una finca en la vereda Tulini de Chaparral.

De igual manera se presume enviaban encomiendas con la sustancia por valor de $20.000 a $60.000 aproximadamente, la cual era camuflada en comida para perros, pan y jabón.